Reflejos Políticos: análisis de la encuesta nacional de La Prensa

Reflejos Políticos: análisis de la encuesta nacional de La Prensa
Imagen generada por Dall-E

La encuesta contratada y publicada por el diario La Prensa el pasado 12 de marzo es una foto de la realidad actual, con una muestra representativa a nivel nacional. Si bien las encuestas no son oráculos, la data que arroja nos da una idea interesante del sentir de un sector de la población, nos ayuda a encontrar tendencias y es una herramienta para ver en qué está pensando el electorado.

A simple vista, nos arroja datos sobre la intención de voto. Pero al adentrarnos, vemos relaciones y tendencias que están más allá de la superficie. La data analizada compara los resultados de la encuesta contratada en febrero con los resultados que arrojó una correspondiente a enero. Ambas tuvieron la misma metodología y fueron elaboradas por la misma compañía.

El margen de error de la encuesta es de 2.8%.


Corrupción

El porcentaje de encuestados que listó la corrupción como uno de los principales cinco problemas del país bajó marcadamente entre enero y febrero. En enero, la corrupción se perfilaba como el tercer problema más grande, solo por debajo de los económicos: el desempleo y el alto costo de la vida.

En enero, el 58.6% de los encuestados dijo que la corrupción era uno de los principales problemas del país. Para febrero, la corrupción había bajado a la sexta posición en cuanto a prioridades de los encuestados. Solo el 40.8% de los encuestados en febrero dijo que era uno de los cinco principales problemas.

No obstante, los retos económicos del empleo y el costo de la vida sobrepasan con creces el resto de los temas. El 81.3% de los encuestados en febrero mencionó la falta de empleo y el 76% el alto costo de la vida. Estas cifras casi no variaron en comparación a enero.


Asamblea

Algunos partidos chicos, como el Movimiento Otro Camino y el Partido Popular, cierran filas en apoyo a sus candidatos a la Asamblea Nacional, algo que no se ve tan marcadamente con partidos más grandes.

Del total de encuestados, el 19% dijo que votaría por candidatos independientes para la elección de diputados, seguido de Realizando Metas (17%) y el Partido Revolucionario Democrático (12%). El 23% de los encuestados dice no saber aún cómo votará en la elección de diputados.

Sin embargo, al ver la data y cruzarla con la afiliación partidista que dicen tener los encuestados, se ve cómo algunos partidos tienen muchas personas que se identifican con ellos, mas estas personas no están seguras de que apoyarán a los candidatos de ese partido.

De la muestra que se identifica como PRD, el partido más grande del país, el 47% dice que votará por esos candidatos. De los autoidentificados como Cambio Democrático, el 50% apoyaría a esos candidatos. En el Partido Panameñista, apenas del 33% dice que votaría con candidatos de ese partido. El 20% de los encuestados se identifican como Panameñistas votarán independiente y el 13% aún no sabe.

Fuente: Mercadeo Planificado, S.A

De los encuestados que dicen identificarse con RM, el 59% dijo que votará por candidatos a diputado de ese partido. Es el porcentaje más alto para los partidos grandes.

Mientras tanto, de los encuestados que se identifican con partidos más chicos como MOCA o el PP, cuyos candidatos presidenciales corren sin alianza, el 62%, en ambos casos, dice que votará por candidatos a diputado de ese partido.


Árbitro

El 63% de los encuestados dijo tener poca o ninguna confianza en el Tribunal Electoral. Del total de encuestados, solo el 6% dijo tener total confianza y el 30% dijo tener bastante.

En meses recientes, tras importantes y trascendentales decisiones que ha tenido que tomar el Tribunal Electoral, se ha puesto en tela de duda su imparcialidad, voluntad y capacidad para hacer frente al momento.

Con un resultado electoral que puede ser reñido y no marcar tendencia de forma clara la noche de la elección, sumado a potenciales márgenes pequeños, la confianza en el Tribunal es extremadamente importante para la legitimidad del proceso.

Fuente: Mercadeo Planificado, S.A

Al ver la data desagregada y cruzarla con los resultados de la encuesta en cuanto a la intención que tienen los encuestados de salir a votar, se ve una relación clara entre quienes dicen que seguramente o probablemente no irán a votar y la desconfianza que tienen por el árbitro electoral.

De los encuestados que dijeron que seguramente no votarán, el 53% dice tener ninguna confianza en el Tribunal Electoral y el 29% dice tener poca confianza. Mientras tanto, de los que dijeron que probablemente no votarían, el 57% dice tener poca confianza y el 16% dice tener ninguna.


Provincias

El 19% de los encuestados dijo aún no estar seguro de por quién votarán en la elección presidencial el 5 de mayo. Es en ese bloque de electores donde podría estar la victoria definitiva.

Sin embargo, al ver las respuestas por provincia, hay lugares del país donde los niveles de indecisión parecen ser mucho más altos. En Coclé, por ejemplo, provincia de donde viene el candidato Carrizo, el 51% de los encuestados dijo estar indeciso. En Veraguas, la cifra se eleva al 36% y en Colón el 26% dice estar indeciso.

Fuente: Mercadeo Planificado, S.A

En la provincia capital, donde se concentra la mayor cantidad del electorado, el número de indecisos baja un poco, con el 15% para “no lo sé todavía” y 6% para “ninguno de los anteriores”.


Contraloría

En la encuesta se le preguntó a las personas qué tanto consideran que la Contraloría General de la República cumple con su papel de fiscalizar el uso de fondos públicos. Los encuestados podían responder total, bastante, poca o ninguna.

El 81% de los encuestados dijo tener poca o ninguna confianza en que la Contraloría está cumpliendo su labor, con el 50.5% diciendo poca y el 31.8% que ninguna. Solo el 2.4% de los encuestados dijo tener total confianza.

El papel de la Contraloría es clave en el manejo del estado. La capacidad, o falta de, del actual contralor ha sido un tema de campaña, con algunos candidatos asegurando que pondrán a alguien independiente y competente en el cargo.

Dicho nombramiento es hecho por el presidente pero debe ser aprobado por la Asamblea Nacional. El Contralor designado por el gobierno entrante tomaría posesión en enero de 2025, tal como lo establece la Constitución.


Certeza

A los encuestados se les preguntó qué tan probable es que votaran por cada uno de los candidatos presidenciales. Tenían la opción de responder: seguramente sí, probablemente sí, probablemente no, seguramente no y no sé.

Si bien la encuesta arrojó porcentajes de intención de voto en la actualidad, bajo la pregunta, si la elección fuera hoy por quién votaría, los datos en la pregunta mencionada anteriormente podrían darnos luces de cuál es el margen de convencimiento que podría tener cada uno de los candidatos.

Fuente: Mercadeo Planificado, S.A

El que va del primero, y el último, son los únicos que tienen más seguramente sí que probablemente sí. Esto nos podría decir, en el caso de Mulino, que su voto, de momento, es duro y convincente. Ese 23% está convencido.

En cambio, Carrizo solo tiene un 4% de seguramente sí y un 3% de probables. La diferencia es mínima, una demostración más del abrumador rechazo que reveló la encuesta a la figura de Carrizo.


Capacidad

La encuesta midió también qué tanto opina la muestra que los candidatos pueden solucionar los principales problemas. Mulino es a quien los encuestados perciben con más capacidad para afrontar las problemáticas. Los encuestados podían responder que más de un candidato tenía la capacidad en cada problema.

Por ejemplo, en el tema de inseguridad y asaltos el 29.7% dice que Mulino puede resolver la problemática. Le sigue Ricardo Lombana con un 12.3%. La crisis del agua, el 30.8% dice que ninguno de los candidatos la puede solucionar. En cambio, el 25.3% dice que Mulino podría tener la solución. Lombana, Torrijos y Roux marcan los tres entre un 10% y un 11%.

El problema que la mayor cantidad de encuestados considera que nadie podrá solucionar es la corrupción. El 35.2% de la muestra respondió que ninguno de los candidatos tiene esa capacidad. Un 23% considera que Mulino lo podría resolver, comparado a un 12% de Lombana.


Cautela

A siete semanas de la elección la encuesta publicada por La Prensa arroja información útil para entender al electorado, sus motivaciones y las carencias de la oferta. Mulino, cuya candidatura tras la inhabilitación de Ricardo Martinelli ha acaparado el ciclo noticioso en torno a la elección y la campaña, lidera la intención de voto por 16 puntos.

Los indecisos son la clave y la oportunidad de quienes no lideran de acaparar votantes y convencer, con propuestas y un plan de país, que tienen la capacidad para hacer frente a los retos.

Los datos utilizados en esta nota fueron compartidos por La Prensa con Nueva Nación para su análisis.


Segundo debate

El segundo debate contó con la participación de siete de los ocho candidatos presidenciales. El formato de este debate, en comparación al primero, fue más dinámico y puso a prueba el manejo y la capacidad de respuesta de los candidatos en mayor medida.

Los temas, por momentos algo abstractos, dieron espacio para momentos de mucha palabrería y pocas aseveraciones o propuestas. En términos generales, una vez más el debate fue marcado por momentos graciosos, pullas entre candidatos y una que otra propuesta interesante.

Quien lidera las encuestas, José Raúl Mulino no asistió, por lo cual su espacio quedó vacío. El candidato oficialista, José Gabriel Carrizo, fue el único que mencionó su ausencia. Carrizo también tuvo el momento más viral de la noche, equivocándose en un sencillo cálculo matemático.

Fue llamativo que cinco de siete candidatos mencionaron la necesidad de reformar la constitución. Zulay Rodríguez y Maribel Gordón hablan de constituyentes originarias, Ricardo Lombana y Rómulo Roux dicen que convocarían a asambleas constituyentes y Carrizo optaría por el mecanismo de reformas mediante dos asambleas.

En general, la participación juvenil fue refrescante. Se destacó la participación de la moderadora que representó a la Asociación Panameña de Debate, Andrea Salcedo, actualmente periodista de La Prensa.