Panamá Vota. Edición #8

Semana electoral

Ausente. José Raúl Mulino, candidato por Realizando Metas (RM), anunció que no participará del debate presidencial, pues dice que el formato no se presta para abordar los problemas del país. El debate se llevará a cabo hoy miércoles, 13 de marzo, en David, Chiriquí, y es el segundo de un ciclo de tres debates principales en el calendario electoral.

Se tiene previsto que participen los otros siete candidatos.

Dadas las reglas del Tribunal Electoral (TE), el podio que corresponde a Mulino permanecerá vacío. El candidato de RM adelantó que por su agenda igual estará en Chiriquí pero tenía compromisos previos.

En cuanto al formato del debate, habrá dos bloques principales con cuatro temas a abordar en total: corrupción, descentralización, economía juvenil y preparación competitiva.

El formato establecido dará pié a interacciones entre los candidatos y las preguntas se harán en formato town hall, con participación del público, el cual estará conformado por 60 jóvenes. El debate lo organiza la Asociación Panameña de Debate en colaboración con el TE.

Encuesta. La más reciente encuesta contratada y publicada por el diario La Prensa sitúa a Mulino como líder en cuanto a intención de voto, con el 26%. Los tres que le siguen: Ricardo Lombana, Martín Torrijos y Rómulo Roux puntúan poco más del 10% cada uno, situándolos en un empate técnico por el segundo lugar a 16 puntos del líder. Mulino dio un salto de 20 puntos porcentuales en comparación a la encuesta de La Prensa pasada, elaborada en enero.

El mes de campaña entre una encuesta y otra vio la inhabilitación oficial de Ricardo Martinelli, la habilitación de Mulino como candidato y un fuerte empuje, mediático y de discurso, por parte del partido Realizando Metas para instar a los simpatizantes de Martinelli a apoyar a Mulino.

Luego del empate técnico están Zulay Rodríguez (6.7%), José Gabriel Carrizo (6.5%), Maribel Gordón (1.9%) y Melitón Arrocha (1.8). De la muestra, aún hay personas indecisas y otras que dicen que no votarán. Un 19.6% dijo no saber aún por cual candidato votará el 5 de mayo, mientras que un 5.8% dice que no votará por ninguno.


Han visto más o menos propaganda

El camino al interior desde la capital está adornado por vallas publicitarias gigantes con las caras de políticos, más que nada los presidenciables, sonriendo a quienes van por el camino.

Sin embargo, es un hecho que hay, al menos en percepción, menos propaganda electoral que en otras contiendas electorales. Lo que se ve son principalmente grandes vallas en puntos estratégicos. Los partidos más grandes, naturalmente, tienen más propaganda que los demás.

Al menos en al ciudad capital, en algunas áreas, parece haber menos propaganda electoral que en otros ciclos de elecciones que hemos vivido.

El Artículo 278 del Código Electoral detalla todos los lugares donde no se puede colocar propaganda fija como vallas o afiches. Estos incluyen: postes de luz, sitios de interés histórico o cultural, árboles, fachadas de hospitales y casetas de peajes, entre otros.

Por otro lado, es un hecho que la propaganda se ha volcado a lo digital. En Youtube, Instagram, X y en páginas de noticias nacionales abundan los anuncios políticos en formato vídeo o foto. Estos llegan a muchas personas y son, en general, más baratos que las vallas gigantescas que se ponen en las principales avenidas del país.

Para un candidato presidencial de un partido grande, como José Gabriel Carrizo del gobernante PRD, una valla más o menos puede no significar mucho. Para candidatos más locales y con menos recursos, una valla en un lugar estratégico puede significar todo un hito de campaña.


Fuero. El candidato presidencial por la libre postulación, Melitón Arrocha, acudió al Tribunal Electoral el lunes, 11 de marzo, y anunció que renunciaba al fuero penal electoral. Es el segundo candidato presidencial, después de Ricardo Lombana, que renuncia al fuero. “Todos somos iguales ante la ley, todos debemos rendir cuentas por nuestros actos y no puede haber ningún privilegio,” dijo Arrocha a los medios en el atrio del TE.

El fuero penal electoral es una especie de inmunidad judicial que se le otorga a los candidatos durante procesos de elección popular. En teoría, tiene como meta evitar la persecución política. Sin embargo, se ha desvirtuado, usándose los espacios de elección para postular a personas ya involucradas en procesos judiciales y entorpecer procesos, alargando los términos y congelando investigaciones.


Elección en números

El financiamiento público preelectoral es una figura de suma discordia y mucho debate. Se trata de fondos públicos que desembolsa el Tribunal Electoral a partidos políticos y candidatos por la libre postulación para cubrir gastos de propaganda electoral y de campaña. Son decenas de millones de dólares que se desembolsan para este rubro en cada torneo electoral.

El cálculo de cuánto se destina es en base a los ingresos del país. El 93% de ese financiamiento electoral es para partidos políticos y el 7% es dividido entre todos los candidatos por la libre postulación. En teoría, el financiamiento público de los procesos electorales tiene como meta limitar la entrada de dinero privado, buscando así evitar los conflictos de intereses y la dependencia en la clase empresarial.

En el mundo hay mucha literatura sobre cuál es el mejor sistema de financiamiento electoral. En Panamá usamos un sistema mixto, hay una parte pública y los partidos y candidatos tienen la potestad de también recolectar fondos privados para suplir sus necesidades de campaña.

Fuente: Tribunal Electoral

Los partidos políticos recibirán, en total, unos $50.6 millones en financiamiento preelectoral. De ese monto, un 25% se distribuye en partes iguales y el otro 75% se distribuye en base a los votos obtenidos en la elección pasada. Los tres partidos nuevos solo reciben su parte del 25%, que en este caso es $1.4 millones para cada uno.

Del monto recibido, un 70% puede ser destinado a propaganda electoral y el 30% restante será destinado a gastos de campaña.

En una edición previa de El Pulso desglosamos a sumo detalle la historia, las cifras actuales y las reglas de uso del financiamiento público preelectoral.