Primarias del PRD

El domingo pasado se definió otra de las opciones electorales que tendrán los 3,041,086 votantes panameños en mayo de 2024.

El poderoso Partido Revolucionario Democrático (PRD) —hoy en gobierno— fue el escenario de una ambiciosa toma de poder conducida por la facción emergente del vicepresidente José Gabriel Carrizo, mientras que los elementos tradicionales del partido intentan organizarse para preservar alguna cuantía de influencia.

Gran parte de la disputa tiene que ver con cuánto ha favorecido a Carrizo ser el vicepresidente de la República durante este proceso, con incluso uno de sus opositores en la papeleta, el diputado Crispiano Adames (PRD 8-3) denunciando a Carrizo de aprovecharse de su puesto para hacer campaña.

Contexto

Las elecciones generales del año entrante son un momento clave para el futuro democrático, institucional y económico del país. Bajo la fiscalización y organización del Tribunal Electoral, el proceso integrará a actores partidistas e independientes y estarán en el aire unos 865 cargos de elección popular.

Los ocupantes de estos cargos serán los responsables de la ejecución de un presupuesto estatal que se avecina a los $30,000 millones al año, cada vez con más facetas de descentralización.

En junio y julio de 2023, los cuatro grandes partidos políticos definen su oferta electoral a través de primarias.

Y la primaria del gobernante PRD, al menos a nivel presidencial, se ha convertido en una pugna por probar cuál de los candidatos —y su bando— es el más ‘torrijista’.

“La sombra de Torrijos”
Imagen generada en Midjourney

La decisión de Martín Torrijos, hijo del dictador, Omar Torrijos, de correr por la presidencia como candidato del Partido Popular, intensificó el debate. Luego del anuncio de Torrijos, el diputado Raúl Pineda, quien apoya al vicepresidente José Gabriel Carrizo en su carrera por la presidencia, publicó “El torrijismo es más que un apellido”.

Las barajas
Un total de ocho personas se disputaron la candidatura presidencial del PRD. Incluso por sus opositores, se consideraba que el actual vicepresidente y exministro de la Presidencia, Carrizo, era el principal favorito.

Los otros precandidatos de perfil eran Adames y el exdiputado y exsecretario del partido, Pedro Miguel González, quien ha avanzado ser la salvaguarda de la vieja línea partidista.

El mensaje que dirige Carrizo a los 728,040 adherentes del partido —el más grande del país— es uno de continuidad de la actual gestión y de unidad partidista, a pesar de fuertes críticas a lo interno.

“En el PRD somos diversos, tenemos distintos talentos, podemos opinar diferente, nos podemos hasta retar, podemos criticar, pero nunca conspirar”, dijo Carrizo al lanzar su campaña el pasado martes, 11 de abril, en un evento en el Hotel El Panamá. Gran parte de su discurso pareció estar dirigido al expresidente Torrijos. “Las familias arreglan sus problemas en casa”, dijo Carrizo.

“Vayamos a buscar los votos casa a casa, busquemos a esos compañeros y compañeras para convencerlos de nuestro gran propósito […] soy de Penonomé, soy Gaby Carrizo, soy un PRD más”, aseguró.

Es evidente que el vicepresidente cuenta con una fuerza electoral organizada. Y con músculo económico.

Según su reporte de gastos de campaña al mes de mayo, Carrizo destinó alrededor de medio millón en publicidad, logística y otros. Sus contrincantes, en comparación, no superaron la décima parte de un millón en gastos cada uno.

Líderes de oposición y otros precandidatos, particularmente Adames, aseguran que se ha viciado el proceso de campaña interna por el uso y aprovechamiento del aparato estatal para apoyar a Carrizo. Incluso, llamó a la Fiscalía Electoral para que investigue.

Algunos más iguales que otros
Recientes publicaciones del diario La Prensa dejan en evidencia cómo, en lo que va del año corriente, meses preelectorales para el PRD, se asignó de forma paralela $65.4 millones en fondos de la descentralización a juntas comunales controladas por tal partido.

Diputados y políticos opositores han pedido que se investigue la aparente discreción bajo la cual se destinan fondos de la descentralización a juntas comunales oficialistas. De momento, no ha habido avances en la investigación. Mientras tanto, Carrizo recorrió el país con un séquito de personas, recibido por diputados y otras autoridades locales en cada circuito.

“La danza del dinero”
Imagen generada en Midjourney

Carrizo anunció su candidatura a la primaria presidencial con un evento en Penonomé, Coclé. En presencia de cientos de sus copartidarios, vociferó ante un micrófono que está listo para ser el próximo presidente de Panamá.

Le acompañaban la gran mayoría de los miembros del Comité Ejecutivo Nacional de su partido. Principalmente, dos pesos pesados a lo interno de la Asamblea Nacional: el diputado bocatoreño y presidente del PRD, Benicio Robinson —quien ha presidido la Comisión de Presupuesto de la Asamblea desde el 2018— y el primer vicepresidente del colectivo, el diputado de San Miguelito, Raúl Pineda.

También acompañaron a Carrizo durante el evento en Penonomé viejas figuras del PRD como Balbina Herrera y Ernesto Pérez-Balladares, por ejemplo.

Al margen, o como consecuencia, de las críticas a Carrizo, el empuje del vicepresidente a un claro protagonismo político ha sido la tónica de la administración del presidente Cortizo.

Antes de su renuncia al cargo de ministro de la Presidencia, para poder formalmente aspirar a lo interno, Carrizo lideró varios proyectos, iniciativas y esfuerzos del Gobierno Nacional. Entre ellas, la mesa que buscaba solución a la crisis del costo de los medicamentos, la cual a la fecha, no ha dado frutos concretos. Luego de meses de reunión, gremios de farmaceutas pedían respuestas concretas sobre cómo avanzar.

También lideró el programa Panamá Solidario, la respuesta del gobierno de Cortizo en concepto de ayudas monetarias y de alimento para mantener la “paz social” durante la pandemia por COVID-19.

Por su parte, Pedro Miguel González anunció su precandidatura a la presidencia el lunes, 27 de febrero. “Vamos a ofrecer una opción verdaderamente torrijista”, dijo González al presentar su documentación. “No nos identificamos con el liderazgo actual del Gobierno, ni con el liderazgo actual del partido”, aseguró. Se refirió a la elección interna como un “referéndum” a la realidad perredista actual.

González, quien fungió como secretario general del PRD hasta las más recientes elecciones internas, catalogó a Carrizo como el candidato “impuesto por el gobierno”. Además de sus cargos a lo interno del partido, González sirvió dos períodos, como diputado por ese partido, en la Asamblea Nacional e incluso llegó a ser presidente del Legislativo. González, hijo de uno de los fundadores del PRD, Gerardo González Vernaza, ha sido crítico de la actual administración.

Al consultarle sobre su decisión de formalizar la candidatura, el exdiputado aseguró que representa a un “movimiento de bases” a lo interno que se opone a la dirección del partido. Previo al anuncio de Torrijos de que correría fuera de las estructuras perredistas, González confirmó que estaba en conversaciones con el expresidente para que corriera a lo interno.

No obstante, Torrijos anunció que aspirará a la Presidencia de la República, pero fuera del partido fundado bajo la sombra de su padre. Así lo confirmó en un video publicado la mañana del martes, 7 de marzo, tres meses antes de la primaria perredista. Semanas después, se concretó su postulación en el Partido Popular.

En sus declaraciones, Torrijos fue crítico de la dirección que ha tomado el partido que lo llevó a la presidencia en 2004. Habla de un partido “secuestrado” y “sin rumbo” que se ha alejado del “ideario torrijista”.

Su discurso, al menos en términos generales, se parece al de González, pues ambos denuncian un secuestro de la cúpula partidista y un “alejamiento” de lo que consideran debería ser el PRD.

Torrijos, quien actualmente recorre el país para reunirse con empresarios, jóvenes y emprendedores, asegura tener la intención de liderar una gran coalición de cara a la elección general de 2024.

Viejos amigos
El Partido Popular, actualmente presidido por el empresario Daniel Brea Clavel, quien fue candidato a diputado suplente en alianza con González para la elección de 2009, cuenta con 18,180 inscritos — el 2.5% del PRD— y en elecciones pasadas, se auto-calificó como un “partido mancuerna”. En los dos últimos ciclos electorales, se ha aliado con el Partido Panameñista y en 2014, la alianza fue instrumental para la eventual elección de Juan Carlos Varela.

De paso, los resultados de González en las primarias dieron una idea a Torrijos de la base del PRD con la que contaría en caso de poder arrear esos votos en una elección general. Se trata del porcentaje perredista que no comulga, incluso ante las urnas, con el actual liderazgo del partido.

González también rescata las acciones de la actual diputada del PRD y exprecandidata presidencial en la elección pasada, Zulay Rodríguez, quien, luego de pelearse con la cúpula de su partido, decidió postularse como precandidata por la libre postulación.

Actualmente, Rodriguez lidera la carrera por firmas al cargo presidencial, con más de 140,000 firmas. González asegura que no se puede descartar a Rodríguez ni minimizar el impacto que su candidatura podría tener en la fortaleza del PRD.

El segundo precandidato presidencial a las primarias perredistas con más apoyo fue el actual presidente de la Asamblea, el diputado Crispiano Adames, quien oficializó su candidatura el pasado sábado 4 de marzo. Mientras recorría la sede del partido en Avenida Perú luego de presentar su documentación, hizo un llamado a la membresía a no dejarse intimidar por los otros candidatos. Como era de esperarse, también se acordó de Omar Torrijos. “Tenemos la oportunidad de reivindicar el legado de Omar”, dijo Adames.

Lo acompañaban algunos diputados de la bancada oficialista, como Kayra Harding (PRD 8-1), de Arraiján y Julio Mendoza (PRD 6-2), de la provincia de Herrera.

Voz interna
Una funcionaria de 36 años y miembro del PRD desde hace 17 años, habló con Nueva Nación sobre las opciones que le presenta su partido en estas primarias. Fue honesta, y explicó que, a su forma de ver, el vicepresidente Carrizo “no tiene ideología torrijista” ya que “todos los beneficios los ha hecho a nivel de sus conocidos, no a la gente que caminó”.

La funcionaria, quien pidió reservar su nombre, dijo que es difícil para una persona del PRD votar por otro partido o no votar “en la línea” del partido. Admite que Carrizo “no le gusta” y mencionó a Torrijos como una opción real para muchos PRD que no se sienten identificados con Carrizo y el gobierno actual.

Su crítica, sin embargo, no parece ser de la gestión en sí sino sobre “el trato” que le ha dado Carrizo a las bases del partido. “Se han dado situaciones no muy leales hacia la gente que realmente es torrijista”, dijo.

Mucho sobre la mesa
El PRD aspira a hacer historia siendo el primer partido que se reelige a nivel presidencial. Es la apuesta de Carrizo de cara a la elección de 2024.

Sin embargo, el poder del PRD va más allá de la presidencia.

“Escrutinio público”
Imagen generada en Midjourney

A nivel local, es el partido más fuerte. De los 81 distritos del país, la mitad tienen consejos municipales con mayoría PRD.

En ocho de los diez distritos capitales del país, el PRD controla el consejo municipal con más del 50% de las curules.

Y desde que están en gobierno, la membresía del PRD ha incrementado en un 30%. Han sumado unos 166 mil inscritos en comparación a la cantidad de adherentes con los que contaban en mayo de 2019. Esto, con jornadas masivas de inscripción lideradas por diputados y alcaldes.

Además, controlan la Asamblea: 35 de las 71 curules son del PRD.

A nivel de representantes, de los 684 electos en 2019, unos 321 son del PRD.

Si bien la elección de 2024 es un intento a la reelección presidencial, será también una oportunidad para el PRD de incrementar su control a nivel local.

En uno de sus más recientes videos de campaña, Carrizo argumenta que “el PRD es como ese equipo en el mundial que depende de sí mismo para ganar”. Los resultados de la primaria y la potencial campaña de unidad que haga el ganador será la máxima prueba de esa filosofía.

Carrizo se unió al expresidente Ricardo Martinelli como candidato presidencial en firme. Martinelli fue electo el pasado domingo, 4 de junio a lo interno del partido que lleva sus iniciales, Realizando Metas (RM), su nuevo proyecto político. Apenas un 25.8% de la membresía salió a votar por Martinelli  —60,609 de 234,000— en la primera de las cuatro grandes primarias partidistas que se llevarán a cabo de aquí a julio.Click here to change this text